Las manos de mi abuela

Cuando estábamos juntas, ya fuera charlando animadamente o en silenciosa compañía, siempre nos cogíamos de la mano.

 Ella en la cama o en su silla de ruedas y yo sentada en frente, bien cerca, para que pudiera oírme… a poder ser a la primera.

Cogida de la mano de mi abuela, notaba poco a poco su presión. Una presión que era todo el amor que su alma, intencionadamente, me traspasaba a borbotones, como sabiendo que no disponía de mucho tiempo ya.

Las manos de mi abuela reflejaban un ligero párkinson que las dotaba si acaso de mayor belleza.  Les daba un toque muy tierno, muy humano. Reflejaban los estragos de la edad acusando una vida llena, intensa y hermosa como ella misma.

Siempre nos cogíamos de la mano y notaba aquel temblor continuo. La presión con la que fluía su amor, la fuerza y esa vibración relajante me ha acompañado y seguirá haciéndolo durante toda mi vida.

Recuerdo claramente acariciar sus nudillos con mi pulgar, que era el único dedo que me quedaba libre, y sentir que ese movimiento, junto a la suavidad de su piel, me relajaba infinitamente. Quien me conoce sabe que es algo “casi imposible”, pero os aseguro que sus manos, a veces, lo conseguían.

Por eso, a los pocos días de morir mi abuela, me impactó la claridad con que volví a sentir sus manos y ese punto, tan ajeno a mí, de serenidad.

Mientras aquella noche lloraba desconsolada, mi abuela, mi queridísima abuela Elena, me dio la mano con la misma fuerza y el mismo amor de siempre.

 Nunca pude, ni siquiera en el mismo instante en el que abrí sobrecogida e impresionada los ojos, saber si había llegado o no a dormirme. Y no me importa cual fuera el estado, porque lo que realmente importa es la nitidez con que sentí que ella me daba la mano… una vez más.

Me gusta pensar que fue un regalo, un último regalo que guardo en mi corazón con la misma fuerza con la que venero su recuerdo.

 

Conservemos los recuerdos, agradezcamos los momentos.

A mi abuela, a todas las abuelas.

Rizos 😉

“A divertirse sin falta” Proyecto de lengua y animación a la lectura

 

A divertirse sin falta

 

Proyecto de ortografía y animación a la lectura para alumnos de primaria

 

Introducción:

Podría plantear este proyecto desde mi punto de vista como escritora de relatos y cuentos infantiles, y hablar de la importancia de la lectura en niños y jóvenes a la hora de desarrollar su imaginación y crear hábitos enriquecedores y necesarios para su formación.

También podría plantearlo desde mi punto de vista como animadora sociocultural y recalcar la importancia del juego en todos y cada uno de nosotros y como su aplicación en diversas materias facilita el aprendizaje de estas de una forma amena y productiva.

Pero, para ser sincera, lo que me llevó a escribir el cuento ortográfico “La terrible maldición de Vagoncete y Tontolón” y a plantear este proyecto fue mi punto de vista como madre.

Vaya por delante que reconozco y admiro la labor de muchos profesionales del mundo de la educación, quienes sin duda intentan a diario que sus alumnos escriban correctamente.
Pero lo cierto es que hoy en día el volumen de jóvenes que escriben con faltas de ortografía es demasiado llamativo como para no plantearse métodos de apoyo complementarios que ayuden de alguna manera a interiorizar la materia desde pequeños.

Hay cuentos ortográficos para edades muy tempranas. Algunos son fantásticos y les recomiendo como apoyo e interiorización de palabras concretas. El problema llega cuando los niños van creciendo y las faltas, como buenas compañeras, también lo hacen.  Entonces estos cuentos resultan demasiado infantiles y no tratan realmente las reglas de ortografía como tal. Cuando lo sufrí en mis carnes, o mejor dicho en mis ojos, intenté buscar algo adecuado a su edad, (unos nueve años más o menos en ese momento), y al no encontrar nada fui dando forma a la idea de escribir uno tal y como me hubiera gustado encontrar entonces. Y gracias a mi pequeño Tontolón y al Vagoncete de mi sobrino, (que bien podrían haber sido el hijo y sobrino de cualquiera) nació este cuento. 

El proyecto que paso a explicar más adelante va dirigido especialmente a cursos de primaria, pretendiendo que interioricen las reglas básicas de ortografía de forma muy sencilla, práctica, didáctica y divertida y sirva así de apoyo al estudio de la lengua y animación a la lectura.

 

Diagnóstico de la realidad

Un reciente artículo en prensa, concretamente de “El País” en noviembre de 2018 lleva por título: “La epidemia de las faltas de ortografía escala hasta la universidad”

Seguidamente explica que “los lingüistas achacan los fallos a las redes sociales y la falta de lectura y escritura”.

Inés Fernández-Ordoñez, miembro de la Real Academia Española (RAE) y catedrática de la Universidad Autónoma de Madrid, detecta errores de ortografía en su aula. “Es terrible, pero incluso es muy común entre mis alumnos de Filología que pongan faltas. Y, lo peor de todo, no saben redactar. Creo que tiene que ver con que no se lee, faltan prácticas de redacción, dictados…”

La académica Carme Riera penaliza “muchas faltas” de sus alumnos de Literatura en la Autónoma de Barcelona. “La gente no practica las normas ortográficas, y muchas veces hacen ese trabajo los correctores del teléfono y los correos electrónicos y no se fijan”, sostiene Riera. También lamenta la influencia “nefasta” y continua del inglés.

“No todo se consigue con más clases de Lengua, sino con un prestigio social de la buena expresión y la buena escritura. Y el problema viene de que la gente joven, sobre todo, y en redes sociales, escribe voluntariamente mal porque si no le mira mal el entorno” afirma el escritor Julio Llamazares.

 

 “Si no manejas los instrumentos de la expresión, terminas empobreciendo tu pensamiento o al menos su transmisión. Escribir y hablar bien sirve para expresar mejor tus ideas, no es un capricho”, alerta Llamazares.

Creo que, en este aspecto, no debo añadir nada más, tan solo que resulta bastante desolador que el prestigio de la lengua pudiera estarse perdiendo, sobre todo entre nuestros jóvenes

 

Explicación del proyecto

 

Se trata de ofrecer a los centros y alumnos del mismo la posibilidad de adquirir, sin ningún compromiso, los ejemplares que deseen del cuento ortográfico que luego pasaré a detallar, y acompañar su presentación de una entretenida animación con la que sin duda pasaran un rato más que divertido.

La animación en sí es una original gimkana ortográfica de creación propia.  Los alumnos se lo pasarán estupendamente durante los 45 o 50 minutos de duración de sus juegos y pruebas. Y en el caso de no poder asistir personalmente, la actividad sería realizada por otro de los animadores de “muchoánimo”

 

 El libro que se presenta, “la terrible maldición de Vagoncete y Tontolón”, está escrito totalmente en verso (más de 900). De esta forma por un lado el libro adquiere mayor originalidad, pues su lectura es menos habitual que la prosa, y por otro la rima facilita la memorización de las reglas y los ejemplos que se detallan de las mismas.

Escrito en clave de humor y misterio a la vez, la trama combina maldiciones, brujas y fantasmas con la frescura y espontaneidad de nuestros atolondrados protagonistas. Esto da lugar a momentos tan emocionantes como divertidos, con lo que nos aseguramos de que nuestros chicos no quieran dejar de leer ninguno de sus capítulos.

A todo ello hay que sumarle las fantásticas ilustraciones de Raquel Viruega, diseñadas meticulosamente para que, al igual que la historia a la que acompaña, llegue fácilmente a gustar a niños de cualquier edad.

 

El resultado es un libro con un formato original y atractivo. Con una interesante historia y escrito de forma fresca y actual para que los más jóvenes se diviertan mientras aprenden a escribir correctamente.

 

Objetivos del proyecto

Lograr que los niños adquieran una visión divertida del estudio de la lengua, en concreto de las reglas de ortografía a través de los juegos propuestos en la animación y del libro que pueden adquirir tras ella.

Apoyar al profesorado en esta materia concreta

Facilitar el acceso de los centros y las familias a la hora de adquirir el libro que se presenta.

 

Organización y planificación del proyecto

 

Presentación inicial del proyecto a nivel personal en los centros interesados para resolver cualquier duda sobre la actividad y atender sugerencias o necesidades específicas del espacio y/o alumnado.

Envío previo de circulares desde el centro a las familias del alumnado para poner en conocimiento el proyecto, fecha de la animación y breve explicación sobre el libro y la posibilidad voluntaria de su adquisición.

Realización en la fecha elegida de la animación, adaptada a cada centro y número de niños, en la que se contará con la colaboración de sus profesores para la correcta participación de los alumnos durante la misma.

Entrega y firma de ejemplares, si se desea, en el plazo fijado en la circular.

 

Organización y planificación de la actividad de animación en sí

 

Actividad: A divertirse sin falta

Objetivo de la actividad: Ofrecer un enfoque original y divertido como apoyo al estudio de esta materia.

Descripción de la actividad: Realización de una Gimkana diseñada específicamente para este fin, a base de divertidos juegos con la que los alumnos disfruten mientras aprenden ortografía. Breve presentación del libro durante la misma de forma que los niños conozcan a los personajes y su aventura ortográfica.

Destinatarios: Alumnos de primaria que considere el centro, recomendando personalmente los cursos de segundo, tercero, cuarto y quinto. (Los juegos se adaptan a cada curso modificando el nivel de dificultad de las pruebas)

Lugar de realización: Espacio apropiado para juegos como pueda ser el gimnasio o aulas de mayor tamaño a las habituales. Si el tiempo lo permite pueden realizarse en exterior, aunque intentando que los alumnos atiendan correctamente a la presentación del libro e instrucciones de las pruebas a realizar durante la Gimkana.

 

Fechas de la actividad: En horario escolar y con la duración habitual de una clase para no interferir en la planificación del centro.

 

Pasos organizativos antes de la actividad: Presentación inicial del proyecto a nivel personal en los centros interesados para resolver cualquier duda sobre la actividad y atender sugerencias o necesidades específicas del espacio y/o alumnado.

Envío previo de circulares desde el centro a las familias para poner en conocimiento el proyecto, fecha de la animación y breve explicación sobre esta y el libro con la posibilidad voluntaria de su adquisición. (El centro se encargará de las copias necesarias y la entrega y recogida firmada por los familiares para la autorización de asistencia de los niños y solicitud de ejemplares si lo desean)

 

Reservar la sala para la realización de los juegos en la fecha indicada. En el caso de que el volumen de alumnos o la diferencia de edades y cursos requieran más de una animación se intentará realizar a lo largo de la misma mañana.

 

Pasos organizativos durante la actividad: Una vez los participantes dispuestos se procederá a la explicación y presentación del cuento ortográfico.

Después de esto se dispondrán los participantes en grupos para la realización de los juegos.

 

Asignación de tareas: La actividad será coordinada desde el departamento de lengua y “muchoánimo” y la animación se realizará en colaboración con profesorado del centro (al menos uno por cada curso o grupo de más de treinta alumnos)

 

Presupuesto de la actividad:

Todos los gastos (excepto los de difusión que correspondan al mismo, como las copias de circulares anteriormente citadas*) correrán por cuenta de “muchoanimo” incluyendo materiales y desplazamiento*.

 

*No se realizará ninguna actividad si el centro no realiza correctamente la difusión de la misma entre las familias.

*Fuera de la provincia de Valladolid se valorarán las reservas de ejemplares de cara a los gastos de desplazamiento o dietas.

 

 Gracias por su atención.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Reyes se rinden ante los sabios.

Repartiendo cariño e ilusión en la noche más mágica

Muchas veces he pensado que este mundo es algo así como un invernadero, un gran invernadero… de almas. Tienes varias opciones de cultivar la tuya, solo tienes que darte cuenta de lo que realmente necesita para crecer y saber orientarla. Buscar nutrientes… buscar el sol…

Tenemos tantas cosas alrededor nuestro, que es muy facil equivocarnos. No elegir lo adecuado, no cultivarnos, no llenarnos de nada, e incluso a veces elegir aquello que ademas de no aportar, nos vacía y nos seca.

En mi planteamiento del invernadero, me he dado cuenta de que las cosas que realmente nos llenan y hacen crecer están mucho más cerca de lo que pensamos, y que pese al gran valor de su aportación son increiblemente accesibles y asequibles.

Existen varias cosas que el hombre ha creado y  de las cuales aprovechamos su belleza para hacer crecer nuestro espíritu…música, poesía, pintura… todo el arte en general.

Pero existen muchas otras que están ahí, que el hombre puede utilizar y que solo de él depende aprovecharlas al máximo y poder así llegar a sentirse vivo, lleno, libre y en paz.

El rugby me ha enseñado esos valores, que a demás de hacer de cada uno de nosotros, si los aplicamos, hombres y mujeres de honor, coinciden plenamente con aquellas herramientas de las que os hablo.

Entrega, lealtad, honor, compañerismo… Esto es lo que demostraron la pasada noche de Reyes en la residencia Cardenal Marcelo, de Valladolid.

Basandome en estos valores, que son los mismo que mis padres y abuelos me enseñaron y a los que por ello debo tanto, intento compaginar mi vida, mi trabajo y dar gracias por poder con todo ello llenarme y cultivarme en este invernadero.

A nivel profesional, desde “muchoánimo”, tengo una responsabilidad enorme con el colectivo de los mayores, porque me encantan, porque me llenan y porque creo sinceramente que se lo merecen. Por ello he trabajado y  trabajo para poder llegar a ofrecer  lo mejor de mí siempre.

A nivel personal intento igualmente colaborar en lo que pueda aportarles alegría y cariño. Y en este caso concreto no hizo falta más que comentarlo en mi club de rugby, el grandísimo Club de Rugby Arroyo, para que todos quisieran ayudar y acompañar a los residentes regalandoles una noche realmente mágica.

Los Reyes son tres, pero ese día los Reyes fuimos todos.  Todos los mayores de la residencia, Todo el Club de Rugby Arroyo, todos los que apoyan a muchoanimo y saben de la imprtancia de las cosas hechas realmente  con cariño.

“Todo lo que no se da, se pierde” Ellos no han dado mucho y aún tienen mucho que dar. Recibirlo nos cultiva y  ofrecerles lo que puedan necesitar, también. Todos crecemos si no dejamos que nadie se marchite. Todos sumamos.

Los que pudimos estar ahí coincidimos en lo mismo. El mejor regalo de Reyes: ¡¡Sus sonrisas!!

Gracias Rizos, Laura, Guillermo, Ginés, Alex, Hugo y Xoan… Gracias Rugby Arroyo.

Muchoánimo para todos